Campaña

Cuidémonos Nutritivamente

Campaña

Cuidémonos nutritivamente

Nuestro objetivo es orientar a las familias para crear y mantener hábitos alimentarios saludables ante los cambios abruptos producidos por la pandemia desde un enfoque psicológico y nutricional.

  • Explicar la realidad sobre mitos psicológicos y nutricionales que afectan los hábitos alimentarios de la familia.

Organizan

Patrocinadores

Charlas

Nombre de la charla

Palabras de Bienvenida
Licda. Marianella Gamboa
Profesional en Psicología del Colegio de Profesionales en Psicología de Costa Rica.

Palabras de Bienvenida
Dra. Cinthya Rodríguez
Colegio de Profesionales en Nutrición de Costa Rica.

Mag DH. Tatiana Cartín Quesada
Jefa de Depto. Salud y Ambiente Dirección de Vida Estudiantil
Ministerio de Educación Pública.

Dra. Cecilia Gamboa Cerdas
Coordinadora Secretaría de la Política Nacional de Alimentación y Nutrición.
Ministerio de Salud

Señora Gladys Jiménez Arias
Ministra de la Niñez y la Adolescencia y Presidenta del PANI.

Mitos, realidades y recomendaciones

Recomendaciones psicológicas y nutricionales que ayudan a mantener y crear hábitos alimentarios saludables en la familia.

área psicológica

Realidad

Estar pendientes de perder nuestro peso en todo momento puede generar mayor angustia y ansiedad. Concentrarse sólo en perder el peso ganado por la pandemia puede generar más angustia y ansiedad, es importante reconocer el detonante emocional y atenderlo adecuadamente.

Explicación

La pandemia ha afectado múltiples áreas de la vida, la gente ha perdido trabajo, se ha visto afectada económicamente, ha perdido familiares y seres queridos entrando en periodos de duelo fuertes.

Es comprensible, que las personas no hayan podido manejar sus emociones adecuadamente, y que hayan utilizado la comida para enfrentar el estrés y lidiar con estos distintos escenarios de sus vidas.

Lo más importante es atender el origen de lo que ocasionó la subida de peso, o sea, la parte emocional que se vio afectada y que trajo como consecuencia, ese peso de más.

Si ésta se atiende adecuadamente como la señal más importante, la preocupación y la angustia disminuirán y así, se logrará recuperar poco a poco la salud del cuerpo también.

Concentrarse sólo en perder peso, puede generar más angustia y ansiedad. Solucionar esta consecuencia de la pandemia, debe ser algo muy meditado y analizado para no caer en formas desesperadas de hacerlo y sobretodo, sin reconocer el detonante emocional que lo originó.

La estabilidad emocional tanto de padres, madres y/o cuidadores(as) como de los hijos(as), es lo primero a atender en esta pandemia.

Recomendación

  1.  Si subió de peso durante el confinamiento, no se culpe, acepte que no pudo manejar una situación muy compleja y perdónese tratando de ayudarse para recuperar su estabilidad emocional.
  2. Comente con sus hijos(as) lo complejo de la situación que vivimos, converse cómo se siente usted y pregúnteles cómo se sienten ellos/as, para acompañarse y reconocer cómo pueden apoyarse. Esto ayudará a disminuir la angustia que genera esta situación y reducir el énfasis en el tema de la alimentación.
  3. Si sus niños o niñas subieron de peso, no se culpen y sobre todo, no los culpe; vaya haciendo pequeños cambios en los hábitos de la familia, ojalá tan sutiles que ningún miembro lo sienta como algo abrupto.
  4. Concéntrese en la estabilidad emocional suya y de la de sus hijos(as), cuando logre un mayor nivel de relajación, de diversión y afecto, el papel de la comida perderá importancia en su familia, y se sentirán mejor.

Realidad

Comer por ansiedad es una respuesta a situaciones emocionales, no es algo que se pueda controlar tan fácilmente. Es fundamental detectar las señales y detonantes que se deben atender, para que esa ansiedad disminuya, y evitar que se desplace a la comida.

Explicación

El comer por ansiedad es una respuesta a situaciones emocionales. En los niños y niñas, nunca debe tenerse como único objetivo que dejen de hacerlo, sino averiguar qué les está pasando a ellos que están ansiosos. Otras señales como berrinches, aislamiento, frustración, mayor agresividad, desobediencia, y retroceso a etapas del desarrollo superadas, etc. son también señales igual de importantes que hay que indagar.

Durante esta pandemia se debe estar atentos a que estas formas de expresarse aumentarán en tanto no se esté logrando regular el cansancio, la frustración, el miedo y la incertidumbre que ha generado la crisis.

Los padres, madres o cuidadores (as) que se propongan “dejar de comer por ansiedad”, difícilmente encontrarán la solución en obligarse o castigarse para hacerlo.

Al igual que los niños y niñas es fundamental detectar cuáles son los detonantes individuales, qué son las situaciones emocionales específicas que deben atender, para que esa ansiedad disminuya, y evitar que se desplace a la comida.

Obligarse y forzarse a dejar de comer por ansiedad, puede detonar más angustia tanto en adultos como en niños y niñas, e impulsar el deseo de hacer “dietas locas”, detonar más compulsión por la comida, y trastornos de alimentación.

Recomendación

  1. Recuerde identificar sus emociones, y separar los distintos escenarios de la pandemia. Puede haber aspectos de su vida que estén bien y otros que no, el tenerlos claros, y separarlos, le puede ayudar a mantener un balance emocional.

  2. A los niños y niñas no les mencione la palabra “ansiedad”, trate de ponerle nombre junto con ellos a la emoción que pueden estar sintiendo, en el momento en que están comiendo cuando no tienen hambre. Por ejemplo: “no tenés hambre, será que estás (aburrido, cansado, frustrado, enojado, triste, etc.)»

  3. Cuando se presenten otras señales que pueden indicar ansiedad, dé el espacio para conversar, trabajarlas y llegar a un acuerdo con sus hijos e hijas. En caso de no estar muy seguro(a) de cómo proceder, consultar con un(a) profesional en Psicología.

Realidad

Es importante pasar de hablar de “ejercicio” sólo para mantener o bajar peso, y ampliarlo, comenzando a hablar de activarse. Aprender que el movimiento es algo natural que corresponden a espacios de liberación, relajación y disfrute para la familia.

Explicación

En estos momentos de crisis, el concepto de ejercicio necesita replantearse. Es importante pasar de hablar de “ejercicio” para mantener o bajar peso, y comenzar a hablar de activarse. No verlo sólo como una actividad compleja y de alta duración, sino también como activación, como espacios para moverse y lograr un desahogo en este confinamiento, que ayudará a mejorar el manejo de emociones.

Los niños y niñas deben aprender que el movimiento es algo natural y no sólo con una intención específica como perder peso o cuidar el cuerpo. Toda la familia debe conectarse con el movimiento, el recibir luz solar como un acto de liberación y relajación frente a todas las situaciones de la pandemia que generan estrés.

Cuando se trata de niños y niñas, es importante usar palabras alternativas a “ejercicio”, como: “vamos a activarnos”, “vamos a despejarnos”, “vamos a cambiar de actividad”, “vamos a relajarnos un rato y conversamos mientras caminamos”.

Existen muchas actividades que podemos realizar inclusive sin salir de casa y en las que pueden participar todos los miembros de la familia.

Recomendación

  1. Establezca horarios definidos para que toda la familia se active, lo recomendable es que sean de 20 a 30 min diarios, sin embargo, si no puede cumplir con ese horario por diferentes motivos recuerde que flexibilizarse y considerar que el cambio de actividad, dure lo que dure, será el verdadero beneficio.

  2. Realice actividades al aire libre con sus hijos(as) en donde puedan recibir el sol y relajarse como: caminar, andar en bicicleta, correr, jugar escondido, la anda, o rondas. Si debe quedarse en casa considere actividades como saltar la cuerda, relevos, videos de baile, aeróbicos, entre otros.

  3. Nunca mencione temas de perder peso relacionado al ejercicio, concéntrese en que sea un espacio de disfrute y no como tarea.

  4. Al finalizar los momentos de actividad física compartidos en familia, comente cómo se sintieron para recalcar las emociones positivas que dejan estos momentos, esto ayudará a evidenciar cómo eso les produce bienestar, más allá de cumplir con un tiempo de ejercicio.

Realidad

El descontrol con la comida que tiene su origen principalmente en cambios de situaciones psíquicas detonadas por la pandemia no se controla con sólo pensar positivo y forzarse a esto, pueden ser más bien una fuente de angustia y frustración.

Explicación

Si antes de la pandemia existía una presión frente a los temas del peso y la comida, la crisis actual puede empeorar los niveles de exigencia y angustia frente al tema, tanto en niños y niñas como en padres, madres y/o cuidadores(as).

La idea de que con “positivismo todo se puede lograr”, puede más bien ser una fuente de angustia y frustración por no lograr el control de la comida y el peso rápida y efectivamente.

Lo adecuado es entender que este descontrol con la comida, tiene su origen principalmente en cambios de situaciones psíquicas detonadas en muchos casos por la pandemia (duelos en lo laboral, económico, familiar y social), y que no se controlan con sólo pensar positivo.

Para lograr el autocuidado tanto de los padres, madres y/o cuidadores(as) como de los niños y niñas, es importante replantear nuestras expectativas y ser flexibles a las nuevas situaciones que se están presentando.

El reconocer que se está pasando por una situación difícil, alivianará y facilitará cualquier deseo de ir mejorando poco a poco el cuido del cuerpo, a través de la alimentación y el ejercicio, pero sobretodo, reconociendo las necesidades emocionales particulares de cada miembro de la familia, en este contexto de pandemia.

Recomendación

  1. Vea normal que usted pueda experimentar sentimientos variados en ese periodo de pandemia, por ejemplo, sentirse triste, enojado/a, frustrado/a o feliz y optimista, así como sus hijos(as) pueden experimentar esta variedad. Comparta sus sentimientos en familia, con el objetivo de sentirse más acompañado(a) y que sus hijos(as) vean su ejemplo.
  2. En esta situación de crisis aprenda a aceptar las pérdidas que ha traído la pandemia. Atienda cálidamente los procesos de duelo y dese tiempo para recuperarse y reconstruir su estabilidad emocional.
  3. Aprenda a respetar los distintos modos que los miembros de su familia tendrán para enfrentar la crisis, acompañarse en la diferencia también puede ayudarles mucho.
  4. Evite insistir en solo “estar positivos/as” y también dé espacio para que el estrés se exprese y se libere.

Realidad

El control alimentario constante en niños y niñas puede detonar a futuro algún trastorno de alimentación y reforzar asociaciones negativas entre emociones y la comida. Hay que educar enfocándose sólo en las sensaciones de hambre y saciedad.

Explicación

Es natural que, a los padres, madres y/o cuidadores(as) les preocupa el impacto de la pandemia en los niños y niñas, pero la realidad es que este evento puede haber impactado a todos(as) los miembros de la familia en cuanto a la alimentación.

En este contexto, nadie es “más importante” que otro. El darle más importancia a algún miembro de la familia en especial, podría generar más angustia y estrés sobre esa persona, a la vez que minimiza la importancia del cuido de los demás. Toda la familia debe cuidarse mutuamente.

Esta preocupación acerca del peso de una persona puede desembocar en un control alimentario constante, el cual puede detonar a futuro algún trastorno de alimentación. También en el corto plazo puede ocasionar comentarios como “ya comiste mucho”, “estás pasadito/a”, que más bien reforzarán asociaciones negativas entre emociones y la comida. Es importante recordar que más aún en pandemia, los niños y niñas deben aprender a reconocer sus señales de hambre y saciedad, y actuar de acuerdo a ellas.

Recomendación

  1. Nunca les hable a los niños y niñas de limitar la comida, concéntrese en que los límites vienen de las sensaciones de hambre y saciedad, de manera que ellos aprendan a encontrar su cuerpo y no a establecer una obediencia y/o rebeldía en su relación con la comida.

  2. Evite comentarios negativos sobre el cuerpo de sus hijos(as), su propio cuerpo o el cuerpo de otras personas frente a ellos(as). Si nota que el motivo de la alimentación es emocional en sus hijos e hijas, dirija las preguntas o comentarios hacia eso, identificando los sentimientos y separándolos de la comida.

  3. Recuerde no centrar la preocupación de la subida de peso de los niños y niñas sino en abordar integralmente cómo la pandemia ha afectado a todos(as) los miembros de la familia.

Realidad

Toda la familia debe considerar el comer bien como un acto de amor, que se realiza en todas las etapas de la vida como una oportunidad para sentirse y estar mejor no como una obligación.

Explicación

El “comer bien” nunca debe ser considerado una obligación, sino como una forma de cuidarse, una oportunidad para sentirse y estar mejor.

Los hijos(as) aprenden definitivamente por el ejemplo de los padres, madres y/o cuidadores(as).

Las personas adultas deben transmitir que cuidarse es un acto de amor, que se realiza en todas las etapas de la vida, y se hace para sentirse mejor.

Los padres, madres y/o cuidadores(as) que aún no pueden ver el cuidarse como un disfrute, pueden comenzar a aprenderlo en este momento y así poder experimentarlo con sus hijos(as)

Recomendación

  1. Revise si usted ya logra tener un balance entre cuidar y disfrutar lo que come, o si todavía necesita aprender a hacerlo. Si aún no lo logra, busque ayuda de un profesional en psicología que pueda orientarle en esto.

  2. Pregúntese si “obligar” a sus hijos(as) en temas de alimentación es una repetición de lo que usted vivió anteriormente en algún momento en su vida. Cuestionarse cómo se manejó el tema de la comida en su pasado, puede ayudarle a tomar mejores decisiones de cómo desea manejarlo con sus niños y niñas, e incluso si usted quisiera cambiar algo de esos aprendizajes.

  3. La comunicación entre usted y sus hijos(as) respecto a la comida, debe buscar dos objetivos: primero, lograr que ellos encuentren sus señales de hambre y saciedad, es decir, únicamente para preguntarles “qué dice tu pancita” y logren determinar cuánto quieren comer. Y segundo, ayudarles a identificar sus emociones como aburrimiento, frustración, tristeza, enojo, etc., acentuadas por el confinamiento y a tener presente otras formas de resolverlas que no sea comer.

  4. Reflexione si el considerar que, por su edad, el cuido de su cuerpo es menos importante que en los niños y niñas. Estas pueden ser ideas de minimización sobre usted, que vale la pena prestar atención, y que pueden estarle afectando en otras áreas de su vida.

  5. Recuerde que todo autocuidado en la alimentación que haga un padre, madre o cuidador(a) repercutirá de manera positiva en sus hijos e hijas.

Realidad

Los aumentos de peso no necesariamente se corregirán por sí solos. Se requerirá que las familias no se concentren en los aumentos de peso, sino que hagan cambios a su salud de forma integral y poco a poco vuelvan a un equilibrio.

Explicación

Se suele minimizar la importancia de los aumentos de peso en niños y niñas, apelando a que están creciendo. En esta situación de pandemia, se han presentado aumentos de peso en esta población, lo cual es comprensible, dado que la misma ha cambiado nuestros hábitos de alimentación y la comida se ha utilizado para compensar lo emocional.

Después de la pandemia los aumentos de peso no necesariamente se corregirán por sí solos. Se requerirá que las familias no se concentren en los aumentos de peso, sino que hagan cambios a su salud de forma integral para volver a un equilibrio. Por ejemplo, se debe enseñar a niños y niñas que más allá de la comida, deben recuperar su reconocimiento de las señales de hambre y saciedad y comer de acuerdo a ellas.

La recuperación de su salud, dependerá no sólo de lo que comen, sino de relajarse, mejorar las relaciones con los/las seres queridos, tener buen sueño, incorporar más movimiento físico, y no concentrarse en el cuerpo, erradicar la crítica y los comentarios sobre el aspecto físico que se ha visto afectado.

Recomendación

  1. Para recuperar la salud perdida por el confinamiento, fomente una visión integral de la salud, incorporando alguna estructura horaria que incluya tiempos de alimentación, momentos de esparcimiento y descanso de todos los miembros de la familia, negociándolo entre todos(as). Esto ayudará a que se visualice la salud de forma completa y que no se refiera únicamente a alimentación.

  2. Detecte su culpa o angustia por los aumentos de peso que se hayan dado en el pasado con sus hijos(as) para replantearlos, no como culpa, sino como una oportunidad de cambio.

área nutricional

Realidad

El sobrepeso y/o obesidad, es una condición que se genera principalmente por malos hábitos de alimentación y falta de actividad física, no es una cuestión genética como muchas veces se ha afirmado.

Explicación

El sobrepeso y/o obesidad, es una condición que se genera principalmente por malos hábitos de alimentación y falta de actividad física, no es una cuestión genética como muchas veces se ha afirmado. Por lo que es importante que las familias tomen conciencia y cambien patrones de alimentación, de esta forma se evitará que sus hijos e hijas crezcan o sigan con estos patrones de alimentación y actividad física inadecuados.

Recomendación

  1. Limite el consumo de alimentos preparados fuera del hogar, es mejor lo hecho en casa y sobre todo utilizar productos naturales para condimentar, evitando el exceso de sal.

  2. La comida rápida y los refrescos son altos en azúcares y grasas, y aportan muy pocos nutrientes, evite consumirlos o que sean parte de la alimentación diaria.

  3. Aumente el consumo diario de frutas y vegetales.

  4. Realice actividad física junto a una adecuada alimentación. En el caso de los niños y niñas puede ser colaborando en actividades domésticas como: lavar el carro, limpiar las ventanas, regar el jardín, caminar al perro o por medio de videos o actividades recreativas que no representen riesgo.

Realidad

Las frutas deben consumirse en cantidades adecuadas ya que estas contienen importantes cantidades de azúcares, lo ideal es que se consuman 5 porciones diarias entre frutas y vegetales, ya que ambos son fuente de fibra, vitaminas y minerales.

Explicación

Las frutas y los vegetales son fundamentales en la alimentación de todas las personas dado que son fuente importante de fibra, vitaminas y minerales, además nos aportan agua por lo que nos ayudan en la hidratación diaria. Pero es importante comprender que las frutas no deben de consumirse en grandes cantidades ni a toda hora del día como una salida rápida a las necesidades de alimentación de las familias, las mismas deben de consumirse en cantidades adecuadas, tomando en cuenta que las mismas contienen importantes cantidades de azúcares, incrementando los niveles glicémicos en la sangre y el aporte calórico.

Recomendación

  1. Mantenga un consumo diario de al menos 5 porciones entre frutas y vegetales».

  2. Prefiera las frutas enteras o en trozos con el fin de aumentar el consumo de fibra y el contenido de agua en vez de los batidos o jugos.

Realidad

El desayuno tiene igual importancia en la distribución de tiempos de alimentación y no debe omitirse, y mucho menos limitarse.

Explicación

El desayuno tiene igual importancia en la distribución de tiempos de alimentación, que el almuerzo y la cena. El mismo no debe omitirse, y mucho menos limitarse a “cualquier cosa” por salir del paso.

Las decisiones diarias de nuestra alimentación se definen desde la primera comida que hagamos en el día, si empezamos el día comiendo saludablemente es muy probable que durante todo el día la mayoría de los alimentos que consumamos lo sean. El consumo ligero de calorías debe de limitarse a las meriendas, siendo estas igual un tiempo de comida que no debe de obviarse.

Recomendación

    1. Realice 5 tiempos de comida, 3 fuertes: desayuno, almuerzo y cena y dos livianos: merienda a media mañana y a media tarde.
    2. En los tiempos fuertes de comida, que serían desayuno, almuerzo y cena, incluya:
      • Vegetales como lechuga, tomate, zanahoria, chayote tierno, pepino, espinacas, brócoli, coliflor.
      • Cereales de grano entero, legumbres, o verduras harinosas
      • Alimentos fuentes de proteína como lo es el pollo, el pescado, el huevo y el queso, entre otros.
      • Leguminosas

En las meriendas incluya una fruta, un lácteo, cereal y grasas saludables como semillas (maní, almendras, nueces) cuidando las porciones.

  1. El desayuno es uno de los tiempos de comida más importantes del día.

Realidad

Toda la familia debe tener hábitos saludables de alimentación, que incluyan una alimentación balanceada y realizar actividad física diaria.

El estar delgado o con sobrepeso u obesidad no debe hacer una diferencia para tener una alimentación saludable.

Explicación

Toda la familia debe tener hábitos saludables de alimentación, que incluyan una alimentación balanceada y realizar actividad física diaria, el estar delgado o con sobrepeso u obesidad no debe hacer una diferencia. Tanto personas delgadas como con sobrepeso u obesidad pueden presentar patologías asociadas a malos hábitos de alimentación y de poca o nula actividad física.

La ingesta calórica necesaria para realizar nuestras actividades diarias es diferente en niños y niñas y adultos, siendo mayor el requerimiento en los adultos que en los niños y niñas, pero eso no quiere decir que deben de comer diferente.

Pueden incluir en su alimentación los mismos alimentos, variando las cantidades a ingerir.

Recomendación

  1.  
  1. Establezca una alimentación sana y variada, rica en diferentes fuentes de fibra para toda la familia para dar saciedad y evitar comer fuera de horario.

  2. Ofrezca a sus hijos(as) una alimentación variada, balanceada, saludable y establezca horarios de alimentación (cada 3 horas es buen tiempo).

  3. Evite comprar alimentos con un elevado valor calórico, como galletas, golosinas y snacks salados, para evitar tenerlos al alcance de los niños y niñas.

  4. Encuentre cómo limitar las calorías en sus alimentos preferidos. Por ejemplo, usted puede hornear algunos alimentos en lugar de freírlos o puede usar leche baja en grasa en lugar de leche entera. No se olvide de llenar la mitad de su plato con vegetales.

  5. Realice menús familiares en conjunto, lo cual traerá beneficios en la compra y preparación de los alimentos.

Realidad

El concepto de light en muchas ocasiones se interpreta de una forma errónea, “light” no significa que esté libre de calorías, grasas o azúcares y tampoco que podemos comer más.

Explicación

El concepto de light en muchas ocasiones se interpreta de una forma errónea, “light” no significa que esté libre de calorías, grasas o azúcares.
“Light” significa que es más bajo en grasa, calorías o azúcares con respecto a la versión original del producto.
Es importante entender que estos productos para ser modificados en su contenido de grasa por ejemplo, se ven afectados por lo que les añaden harina, sal, almidón o azúcar para mejorar su sabor y textura, aumentando inmediatamente el contenido calórico del alimento, por lo que este termina siendo bajo en grasa pero alto en calorías.

Recomendación

  1. Prefiera alimentos naturales, preparados en casa, y consuma las porciones adecuadas.
  2. Evite el consumo de productos procesados, como embutidos, snacks y alimentos preparados o semipreparados.
  3. Tome 2 litros de agua al día, esta debe de ser nuestra bebida vital diaria.
  4. Limite el consumo de alimentos fuera de casa a un día de la semana y a un único tiempo de alimentación, por ejemplo, el almuerzo del domingo.

Realidad

Comer saludable no tiene que costar más. Se pueden buscar opciones y ser creativos con alimentos saludables de bajo costo.

Explicación

Comer saludable no tiene que costar más. Se deben de buscar opciones que sean saludables y que su costo no sea elevado. Congelar vegetales y frutas es una alternativa para aprovechar el bajo costo de algunos de ellos. Los alimentos congelados tienen la ventaja de tener una mayor vida útil, lo que evita el desperdicio y el deterioro de estos.

Recomendación

  1. Consuma frijoles, garbanzos y lentejas como fuente de proteína a menor costo.
  2. Consuma frutas y vegetales de temporada, implica pagar menos por ser un producto con alta disponibilidad.
  3. Compre vegetales y frutas en las ferias del agricultor cuando se encuentran de temporada a bajo costo y manténgalos en congelación, para descongelar y ser utilizadas cuando se requieran.
  4. Sea creativo en la creación de menús con los alimentos proporcionados por la institución educativa de sus hijos(as).

Realidad

Las niñas y los niños nunca deben estar a dieta ni ser sometidos a regímenes de alimentación estricta. Lo que sí podemos hacer es fomentar la alimentación saludable y la actividad física en la familia.

Explicación

Ningún niño(a) debe ser sometido a dietas, ni a regímenes de alimentación estricta. Lo que sí podemos hacer es fomentar la alimentación saludable mediante planes de alimentación adecuados y diferentes formas de hacer actividad física, que nos sirvan de guía para que los niños y niñas sigan creciendo sin tener grandes aumentos de peso.

Recomendación

  1. Realice actividad física en familia o individualmente.
  2. Evite que los miembros de la familia pasen sentados en un mismo lugar por más de 2 horas.
  3. Realice menús semanales en familia, que incluyan 5 tiempos de comida, incluyendo desayuno. merienda de media mañana, almuerzo, media tarde y cena.
  4. Involucre a los niños y niñas en la preparación de los alimentos.
  5. Evite comidas fuera de horarios.
  6. Evite tener en casa galletas rellenas, golosinas, snacks de paquetitos.
  7. Evite el consumo de gaseosas, refrescos y jugos, preferir el consumo de agua fresca.

Patrocinadores

Ver stand

Ver stand

Ver stand

Logo Pastas Roma

Ver stand

Logotipo Dos Pinos

Ver stand

Vídeos de nuestros patrocinadores

Recetas Saludables

Glosario

El hambre, es la sensación que aparece cuando una persona necesita o desea consumir comida. Puede tratarse de una necesidad física (ya que el organismo requiere nutrientes para tener energía y mantenerse saludable) o de apetito (la intención de comer, que muchas veces se vincula al placer).

Hace referencia  a la sensación que se produce al satisfacer de manera excesiva un cierto deseo o una necesidad por comer.

El término se refiere al número de calorías (contenido de energía) consumidas.

El sobrepeso se define como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud. El índice de masa corporal (IMC) es un indicador simple de la relación entre el peso y la talla que se utiliza frecuentemente para identificar el sobrepeso.

Definición Nutricional:

Estado patológico que se caracteriza por un exceso o una acumulación excesiva y general de grasa en el cuerpo.

Definición Psicológica:

La obesidad, además de un problema de salud pública, con señales físicas y metabólicas, también se entiende como algo que surge en el sujeto en una relación directa entre las emociones y la comida. En su génesis influyen aspectos del ambiente alimentario, sociales y culturales que construyen esta ligadura emocional con la comida, también existen factores psíquicos individuales, en donde la historia de cada sujeto puede detonar por distintas razones, en algunos casos, una obesidad como síntoma de aspectos psíquicos en conflicto.

Una dieta es el conjunto de las sustancias alimenticias que componen el comportamiento nutricional de los seres vivos.